Malaria

La malaria es una enfermedad febril aguda que afecta a más de 200 millones de personas en el mundo. Se transmite entre humanos a través de la picadura del mosquito hembra infectado del género Anopheles.
valores

Tras la picadura de un mosquito Anopheles infectado, los ‘esporozoítos’ entran en el organismo, alcanzando las células del hígado. Una vez allí se reproducen, provocando la ruptura de estas células y siendo liberados al torrente sanguíneo en forma de ‘merozoítos’. Estos infectan a los glóbulos rojos y se dividen en su interior, rompiéndolos tras un periodo de tiempo de dos a tres días y liberándose de nuevo al torrente sanguíneo, donde infectan a nuevos glóbulos rojos de forma cíclica.

Si bien la causa más común de malaria es la picadura del mosquito Anopheles, también puede ser transmitida mediante transfusiones sanguíneas o trasplante de órganos y, en el caso de las mujeres embarazadas, de forma congénita al feto.

Cada año cerca de 500.000 personas fallecen a causa de la malaria, localizándose el 90% en el África subsahariana. La enfermedad afecta, principalmente, a las regiones de África, Asia y América situadas entre los trópicos de Cáncer y Capricornio, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

INNOVACIÓN
Prevención de la malaria

Actualmente, existe casi un centenar de países en los que la malaria no está erradicada. A la hora de viajar a estas regiones, se deben tomar algunas precauciones para prevenir su contagio:

  • Por un lado, las medidas preventivas conductuales incluyen utilizar camisas y pantalones largos para reducir las áreas de piel expuestas, evitar la exposición entre el anochecer y el amanecer (son los momentos en los que hay mayor riesgo de picadura) y alojarse en lugares que incluyan mosquiteras en ventanas y puertas o bien que dispongan de aire acondicionado.
  • Por otro, se recomienda la aplicación de un repelente de insectos cada 4/6 horas en todas las zonas de piel expuestas (los más eficaces contienen DEET -N,N-dietil-meta-toluamida- y picaridina) e impregnar telas, mosquiteras y ropas con insecticidas ambientales antes de dormir (los más utilizados son los piretroides: permetrina al 10-25 %).
  • Así mismo, en caso de que tu profesional sanitario de referencia lo considere adecuado, según tu estado de salud, la zona a la que viajes y la duración de la estancia, se recomienda el tratamiento con quimioprofilaxis (atovacuona-proguanil) para evitar el contagio de malaria por el patógeno Plasmodium falciparum. Recuerda iniciar el tratamiento entre 24 y 48 horas antes del viaje, continuarlo durante la estancia y 7 días después de abandonar la zona endémica. Será fundamental que lleves contigo pastillas suficientes para todos los días de viaje y que no olvides ninguna dosis.
  • Por último, si observas que tienes fiebre (≥ 38 °C) tras haber estado en una zona endémica de malaria como mínimo 7 días antes y no tienes la posibilidad de recibir atención sanitaria dentro de las 24 horas siguientes al inicio de los síntomas, podrás utilizar un tratamiento de emergencia con atovacuona-proguanil: 4 comprimidos en una sola toma durante 3 días consecutivos, ingiriéndolos siempre con comida o con algún producto lácteo.
Síntomas

Los síntomas de la malaria importada aparecen a los 7 días de la picadura del mosquito Anopheles. Como consecuencia del avance de los parásitos por el torrente sanguíneo, se experimentan fiebre, escalofríos, dolor de cabeza o vómitos. Además, puede observarse presencia de sangre en las heces o ictericia (piel amarillenta) y padecerse dolor muscular o espasmos.

Dado que los parásitos tardan en destruir los glóbulos rojos de dos a tres días, los síntomas de la malaria se presentan en ciclos, cada 48 o 72 horas. Debido a la pérdida de glóbulos rojos, los pacientes pueden experimentar anemias: el vertido de grandes cantidades de hemoglobina en el torrente sanguíneo.

INNOVACIÓN
INNOVACIÓN
Diagnóstico y tratamientos

Para confirmar una infección por malaria, es necesaria la realización, en intervalos de seis a doce horas, de un ‘frotis de sangre’: un análisis de la cantidad y de la forma de las células sanguíneas del paciente. Por otro lado, la realización de un hemograma permitirá identificar la presencia de anemia en el paciente.

Una vez confirmado el diagnóstico, el tratamiento farmacológico variará según la región en la que se haya contraído la infección. La mayoría de pacientes requerirá asistencia hospitalaria, especialmente los afectados por el parásito Plasmodium falciparum y algunos de ellos pueden necesitar cuidados médicos o asistencia respiratoria.

¿Quieres saber más sobre malaria? Visita nuestro blog www.lamalaria.com, donde encontrarás información útil para viajeros y todas las novedades acerca de la patología.

Tratamiento

Conozca más sobre las medidas profilácticas y el tratamiento a seguir tras el contagio de la enfermedad.

Blog

Descubra las últimas noticias relacionadas con la malaria que hemos publicado en nuestro blog.

Información

Manténgase al tanto de la evolución de la malaria en España suscribiéndose al feed de lamalaria.com

Malaria en España

El parásito responsable de la llegada de la malaria a la península ibérica llegó procedente de la India en el siglo V a.C.

Para notificar efectos adversos, problemas con la calidad de un medicamento y consultas de información médica contacte con FARMACOVIGILANCIA en teléfono (+34) 91 159 39 46 o escriba al email: farmacovigilancia2@visofarmaceutica.com